Andamios: Plan de montaje y nota de cálculo

El RD 2177/2004 introduce modificaciones en varios puntos al RD 1215/1997. Fijándonos en los andamios, establece que es necesaria la redacción de un plan de montaje y una nota de cálculo siempre y cuando el andamio esté en los siguientes supuestos:

Art 4.3.3

  1. a) Plataformas suspendidas de nivel variable (de accionamiento manual o motorizadas), instaladas temporalmente sobre un edificio o una estructura para tareas específicas, y plataformas elevadoras sobre mástil.
  2. b) Andamios constituidos con elementos prefabricados apoyados sobre terreno natural, soleras de hormigón, forjados, voladizos u otros elementos cuya altura, desde el nivel inferior de apoyo hasta la coronación de la andamiada, exceda de seis metros o dispongan de elementos horizontales que salven vuelos y distancias superiores entre apoyos de más de ocho metros. Se exceptúan los andamios de caballetes o borriquetas.
  3. c) Andamios instalados en el exterior, sobre azoteas, cúpulas, tejados o estructuras superiores cuya distancia entre el nivel de apoyo y el nivel del terreno o del suelo exceda de 24 metros de altura.
  4. d) Torres de acceso y torres de trabajo móviles en los que los trabajos se efectúen a más de seis metros de altura desde el punto de operación hasta el suelo

Por la tipología de andamios que engloba, vemos que el 99% de los andamios que normalmente tratamos requiere el plan de montaje y nota de cálculo. La persona que redacte la nota de cálculo y el plan de montaje debe contar con una formación universitaria que lo habilite para la realización de estas actividades (arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero o ingeniero técnico), además contar con experiencia en este tipo de actividad nunca está de más.

En referencia a la Nota de cálculo se aconseja ir a los datos que facilita el fabricante en el 99% de los casos y solamente realizar la nota de cálculo para aquellas tipologias de andamio muy especiales.

El plan de montaje debe contener además de los datos propios de la obra, apoyos del andamio, inventario de piezas que se utilizaran, configuración, … una secuenciación del montaje, desmontaje y si se permiten o no colocar equipos auxiliares tales como maquinillos. No cabe decir que el plan de montaje debe tener en cuenta cualquier interferencia con la red eléctrica, los apoyos y la circulación, bajantes, grúas torre, plataformas de descarga de material, …

Las instrucciones de montaje del andamio pueden servir en la mayoría de casos como la secuenciación del proceso pero siempre es necesario englobarlas en un documento (plan de montaje) donde se tenga en cuenta cualquier particularidad de la obra (red eléctrica, circulaciones, …).

Aconsejamos una lectura profunda del la Guía técnica del RD 1215/1997 de los apartados que hacen referencia a los andamios y tener en cuenta que instrucciones del fabricante del andamio no son suficientes para dar cumplimiento al RD 1215/1997.

¿Marcado CE en los andamios tubulares?

Una duda que frecuentemente hay que aclarar, y en algunas ocasiones tener que hacer entrar en razón a coordinadores de seguridad y salud o inspectores de trabajo, es que el marcado CE de los andamios tubulares NO EXISTE.

Es frecuente recibir el requerimiento de tener que demostrar la homologación de los andamios tubulares y cuando no se presenta ningún marcado CE ni su Declaración de Conformidad ya tenemos que entrar en dar explicaciones con la consecuente desconfianza de la persona que pide la homologación no recibe la documentación que espera.

La explicación es sencilla: el marcado CE no es de aplicación en los andamios tubulares ya que la normativa aplicable (UNE-EN 12810 y UNE-EN 12811) no lo exigen.

Por tanto, al adquirir un andamio tubular solamente tendremos que fijarnos en las normas UNE que cumple y a la hora de montarlo hacerlo cumpliendo los requisitos que impone el fabricante y en RD2177/2004.

 

(en próximos posts entraremos de lleno en el RD2177/2004)

.

Mantenimiento preventivo y su registro

Unos actores muy importantes en cualquier accidente o incidente en el trabajo son las máquinas, equipos de trabajo, medios auxiliares, equipos de protección individual, medios de extinción, instalaciones, … todos tienen en común un factor: es necesario su mantenimiento, ya sea el legalmente exigible o el que el fabricante marca. La responsabilidad del empresario es realizarlo pero en muchas ocasiones no existe registro de su realización, solamente cuando tiene que acudir un técnico ajeno existe esa pobre factura que guarda el contable y nada más.

El empresario tiene que cumplir con su responsabilidad pero debe poder demostrarlo, de aquí la importancia de la existencia del calendario y del registro de mantenimiento. Debe estar bien cumplimentado y siempre al día, marcando las fechas, responsables, deficiencias detectadas y corregidas, la próxima revisión, …todo siempre con el visto bueno del empresario que al fin y al cabo es el responsable último.

Registro de Empresas Acreditadas (REA) – Comunitat Autònoma de les Illes Balears

Desde la entrada en vigor de la ley 32/2006 todas las empresas que trabajan en el ámbito de la construcción deben constar en el Registro de Empresas Acreditadas (REA). En la Comunitat Autònoma de les Illes Balears la solicitud de alta o renovación puede realizarse de manera presencial o de manera electrónica, en este link encontrará toda la información.

Además, existe otra web del Ministerio de Empleo y Seguridad Social donde podrá obtener certificados sobre su alta, comprobar si una empresa a la que quiere subcontratar esta de alta, … esperamos que esta información le sea de ayuda.

Prevención eficaz (II)

Siguiendo con Prevención eficaz (I)

De todas las herramientas que ofrece la LPRL, todas ellas son inútiles si la empresa no se involucra con ellas. Son como una “contabilidad A” cuando realmente se sucede una “contabilidad B”.

Por ello cuando se “rascan” esos “papeles” se producen situaciones que desvelan que como mínimo la evaluación de riesgos se ha realizado por el método “Turin”

Esencialmente “Turismo industrial”, realizado por un técnico bien intencionado “paseando” por la empresa a la que realiza la evaluación. Resultado ampliamente conocido por todos.

Cuál sería el cambio de la redacción de éste documento básico si se realizase de la mano del empresario o una persona designada por él. Se darían cuenta que la evaluación de riesgos con el método Turín deja ciertas “lagunas”.

 

Prevención eficaz (I)

Desde que empezó a andar la LPRL esta cuestión queda siempre de lado y debido a que ni el empresario, ni los trabajadores, ni los servicios de prevención tienen la solución completa del problema éste queda en el aire.

¿Qué problema? Obviamente el empresario por norma general no percibe ningún problema con su servicio de prevención, ni con la prevención en general, excepto cuando paga las cuotas del Servicio de Prevención Ajeno (SPA). Su solución: el más barato.

Hasta aquí legítimo y con un criterio empresarial impecable, pero cuando surge un problema, como :

  • Un accidente laboral
  • Una inspección de trabajo

Es cuando el empresario se da cuenta que está sólo, ya que con la Ley en la mano es el máximo responsable de la prevención en la empresa (obviamente con ciertos matices pero en líneas generales, es así).

Hasta aquí un hecho común y frecuente que si no tiene más consecuencias, es decir no hay juicio, solo alguna multa, la paga y cambia de servicio de prevención.  Otra vez, al más barato. Que, oh! maravilla, resulta que hay otro.( es un axioma de los negocios “siempre hay otro más barato”.)

Y se vuelve a iniciar el bucle.

Ahora bien, cuando se llega a un juicio y se piden penas de cárcel, la prevención tiene la tendencia de entrar en los juzgados por la vía penal, es cuando se da cuenta que tener un SPA barato o ignorado por él, no sólo no sirve de nada si no que es perjudicial para su salud y las de sus trabajadores.

Pero entonces, ¿Qué hacer?. Esencialmente poner interés en lo que hacen los SPA y ayudarlos. Es aquí donde empieza una “relación” y donde empieza una “prevención” que hasta ahora sólo ha sido burocrática.

Evaluación psicosocial de la empresa

Esta semana os presentamos una guía de indicaciones para la evaluación de los factores de riesgos psicosociales que editó el INSHT (2013). Puede ser que no sea de gran interés para parte de nuestros seguidores pero es un documento de gran ayuda para técnicos de prevención que deban realizar una evaluación psicosocial o empresas que deban iniciar este tipo de procesos de evaluación. Os animamos a que le echeis una ojeada.

CURSOS ENERO

Le informamos de las fechas y horarios de los cursos que vamos a realizar en Cima20:

20 HORAS ALBAÑILERÍA

Días 25 – 26 – 27 – 28 de enero

Horario: de 14 a 19 horas

Lugar: oficinas de Cima20. C/ Pau Piferrer, 8 bajos de Palma

Precio: 192,00 euros por persona

6 HORAS ELECTRICIDAD

Pendiente concretar fecha

Horario: pendiente

Lugar: oficinas de Cima20. C/ Pau Piferrer, 8 bajos de Palma

Precio: 81,00 euros por persona

 

TODOS LOS CURSOS SE PUEDEN BONIFICAR A TRAVÉS DE LA FUNDACIÓN TRIPARTITA.

SI ESTÁ INTERESADO EN INSCRIBIRSE A CUALQUIERA DE ELLOS PÓNGASE EN CONTACTO CON CIMA20 AL TELÉFONO 971 71 45 84 EXT. 1 O AL MAIL administracion@cima20.com.

¿Que se entiende por obra de construcción?

Esta pregunta es muy importante debido a que si una tarea se considera obra o no implica tener que cumplir o no con toda la documentación exigible en obra.

La respuesta en algunos casos no es fácil ya que la normativa no es excesivamente clara.

En obra es de aplicación el RD 1627/1997 como normativa de referencia. Dicho Real Decreto define obra de construcción u obra como cualquier obra, pública o privada, en la que se efectúen trabajos de construcción o ingeniería civil cuya relación no exhaustiva figura en el anexo I (Excavación, Movimiento de tierras, Construcción, Montaje y desmontaje de elementos prefabricados, Acondicionamiento o instalaciones, Transformación, Rehabilitación, Reparación, Desmantelamiento, Derribo, Mantenimiento, Conservación – Trabajos de pintura y de limpieza y Saneamiento). Al ser una lista muy abierta siempre salta la duda de si esa tarea o esa otra se consideran obra o no. Por este motivo hay que tener otro hecho en cuenta, deben ser trabajos temporales (una obra siempre es temporal) y debe de realizarse utilizando métodos constructivos.

Por tanto, aunque la lista que figura en el Anexo I es de gran ayuda en algunos casos no será suficiente y para determinar si una tarea se considera obra se debe determinar si se cumplen los siguientes criterios:

-Ser temporal

-Utilizarse métodos constructivos (maquinaria de obra, andamios, plataformas elevadoras, encofrados, materiales de construcción, …)

En caso afirmativo concluiremos que la tarea se considera obra de construcción.