Climatización y COVID-19

De cada vez hay más estudios que demuestran que el SARS-COV-2 se difunde a través del aire en forma de aerosol (gotitas muy pequeñas) y es capaz de mantenerse en el ambiente bastante tiempo además de “viajar” a más de 2m de la persona infectada.

Estamos a las puertas del invierno, las temperaturas van bajando y vamos disminuyendo la ventilación de nuestras viviendas y locales para que no entre el frío y el calor no se escape, pero este año debe ser diferente, debemos mantener ventilados todos nuestros espacios y andarnos con cuidado con el tipo de climatización que tengamos instalada.

¿A qué me refiero con lo de andarnos con cuidado con nuestros aparatos de climatización?

El riesgo que añade la climatización es la recirculación y la suciedad en los filtros del aparato y por tanto deberemos actuar sobre estos dos aspectos.

Sobre el sistema de filtrado existen dos posibles soluciones y según el equipo deberemos optar por una u otra. La primera solución es aumentar la frecuencia en el cambio de filtros o si es posible limpiarlos utilizando un producto adecuado tanto para el filtro como para la desinfección del SARS-COV-2. La segunda solución es acoplar al sistema de climatización un  aparato de rayos UV para garantizar que el aire que se climatiza está limpio de SARS-COV-2. 

Sobre la recirculación la solución depende del tipo de climatización que tengamos instalada.

Si tenemos instalado un sistema de climatización con recirculación de aire, por ejemplo aparatos tipo split, debemos saber que este tipo de climatización lo que hace es calentar/enfriar el aire del local y no lo renueva por tanto es un tipo de climatización totalmente desaconsejable para este invierno en lugares donde permanezca o circule bastante gente, por ejemplo bares o restaurante. Si lo tenemos en casa pensamos que lo podemos seguir utilizando ya que en casa somos un grupo burbuja pero tenemos que ser conscientes del riesgo de contagio y que se debería aumentar la ventilación de la zona mediante entrada de aire del exterior unas cuantas veces cada hora.

Si tenemos una unidad de climatización centralizada que distribuye el frío/calor mediante conductos a las diferentes estancias lo más adecuado que podemos hacer es llamar al servicio técnico para que realice las modificaciones necesarias al sistema para eliminar la recirculación y forzar a que la unidad de climatización coja el aire del exterior y si esto no es posible al menos forzar una entrada de aire continua desde el exterior.

Otra medida es la instalación de purificadores de aire, dichos aparatos son electrodomésticos que basan su sistema de filtración en un sistema de filtros o una combinación de filtros y rayos UV para conseguir la desinfección del aire.

En la oficina y consulta de Cima20, para asegurar la protección de mis trabajadores y de tus trabajadores cuando vengan a realizarse la revisión médica, pruebas de detección de SARS-COV-2, formación, … realizamos la limpieza y desinfección de los filtros, tenemos instalados purificadores en la unidad móvil de reconocimientos médicos, en la consulta médica de Palma y en el área técnica; además esta semana se está modificando la instalación de climatización para eliminar la recirculación, quiero y pienso que así tendré un espacio seguro frente a SARS-COV-2.

Pienso que estas medidas unidas a la distancia interpersonal, higiene de manos, instalación de pantallas y el uso de la mascarilla minimizan el riesgo de contagio.

He realizado esta inversión en primer lugar para proteger a mis trabajadores y tus trabajadores cuando vengan pero también pensando en que las pérdidas que me provocaría tener que cerrar la empresa por un brote serían infinitamente superiores a lo que me han costado estas medidas.

Si quieres leer más sobre este tema te aconsejo ver el estudio del CSIC sobre la ventilación en las aulas que es totalmente extrapolable a nuestras empresas y las recomendaciones del ministerio de sanidad sobre la ventilación y climatización